Mi calaverita, entre aplausos y severas críticas.

calaveritaHace tres años tomé esta fotografía, cuando lo hice me pareció un detalle divertido.  Justo después la coloqué como la imagen de mi perfil de Facebook, la dejé ahí un par de días, específicamente durante las fiestas del 1 y 2 de Noviembre, fechas en las que se celebra en México el Día de Muertos. Desde entonces, cada año coloco esa misma estampa en mi perfil durante las mismas fechas.  El año pasado (2015) sucedió algo interesante que me gustaría compartir, no sin antes establecer un importante contexto.

El Día de Muertos es una celebración que fusiona una antigua tradición del México prehispánico (en donde nuestros antepasados indígenas rendían culto a la muerte) con el catolicismo traído por los conquistadores españoles.

En la actualidad el Día de Muertos es una fiesta jocosa que inunda los sentidos con inciensos, atoles, mandarinas, tamales, pan, papel picado, canastitas de cartón, flores de cempasúchil y mucho, mucho más.  Todos estos elementos forman parte importante de la ofrenda (con la cual se recuerda la vida de quienes han dejado este mundo) que actualmente no solamente se organiza en los hogares de los mexicanos sino en patios públicos, edificios gubernamentales, oficinas empresariales, parques, jardines, etc.  Esto con la intención de conservar esta interesante, importante y ancestral tradición; la cual  por cierto, ha sido declarada por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

calaveritas_01Sin duda, una parte esencial de esta gala son las “calaveritas”, coloridos cráneos formados principalmente de azúcar (aunque también los hay de chocolate, amaranto, almendra, etc.) las cuales suelen regalarse a familiares, amigos y seres queridos.  En muchas ocasiones, las “calaveritas” tienen pegados en la frente papelitos con nombres, y si se cuenta con algo de suerte, encontraremos una con el nombre de nuestros allegados o con el propio.

Se dice que estas calaveritas nos recuerdan a nosotros mismos y a nuestros cercanos, que lo único seguro que tenemos, es la muerte.

Por otra parte, tenemos a nuestra famosa “Catrina”, personaje creado por José Guadalupe Posada como una crítica social y más tarde popularizado por Diego Rivera.  Sin duda, La Catrina hoy forma parte imprescindible de la cultura mexicana.

El Día de Muertos es una paradoja, es una fiesta de vida que nos recuerda a la muerte (o para algunos es al revés) y que innegablemente de alguna forma retrata la manera en cómo los mexicanos miramos, o por lo menos nos gustaría mirar, a la misma.

Pues bien, el año pasado coloqué mi calaverita en como foto de mi perfil.  Destaco que la coloqué como una fotografía propia (¿radiografía?).  Como mi gracioso recordatorio de que tarde o temprano dejaré este cuerpo.  Pero también como una declaración de que, independientemente del estilo de vida que llevo (el cual proviene de India), sigo siendo un mexicano que valora sus tradiciones indistintamente de que comparta o no la creencia.

No tardando, recibí cuantiosos y divertidos comentarios de mis contactos celebrando mi ocurrencia. Sin embargo, de manera privada, también recibí encarecidas súplicas (por decir lo menos) de que retirara la imagen pues faltaba al respeto del Sikhismo, mi estilo de vida (el cual tenemos la maldición de tener que llamarle religión).

Comprendo que para aquellos quienes no son mexicanos, la imagen pueda ser fuerte, irrespetuosa, inconcebible o complicada de entender.  ¿Un cráneo con turbante? ¿La muerte con turbante? ¿Un sikh muerto? ¿Peligro con turbante? ¿¡What!?  Por supuesto que no deseaba faltar el respeto a nadie, mucho menos a mi tradición espiritual.  Pero también comprendo que no todos ven las cosas como yo. En realidad miramos al mundo no como es, sino como somos nosotros.

Y los mexicanos somos creativos, ocurrentes e irreverentes con el tema de la muerte.  La tomamos muy enserio pero también muy en broma. Recordamos que nosotros, los mexicanos, no nos morimos, más bien “nos petateamos”, “estiramos la pata”, “colgamos los tenis”, “nos lleva a bailar La Catrina” o “chupamos faros”. Es decir, encajamos imágenes como ésta dentro de la divertida paradoja que representa la fiesta del Día de Muertos, con una profunda solemnidad burlona.

En lo personal, al Día de Muertos no le otorgo ningún significado religioso ni ninguna creencia supersticiosa. No creo que los familiares o los amigos fallecidos regresen a convivir con quienes aún estamos vivos; tampoco es una creencia de mi estilo de vida.  Sin embargo, reconozco que es una fiesta que disfruto mucho.  Para mí es el pretexto perfecto para agradecer por esta vida y para recordar que en algún momento habré de abandonarla.

6 thoughts on “Mi calaverita, entre aplausos y severas críticas.

  1. Coco says:

    Maestro, esos comentarios con todo respeto son para gente de mentes cerradas que no saben nada de nuestras tradiciones y no mencione como “maldita religión” es una creencia, ritual, o como quiera llamarle, menos Maldita Religión. Que Dios lo bendiga y siga con sus tradiciones que a nadie se le da gusto!!!!

    • Satguru says:

      ¡Muchas gracias por tu comentario!
      Sólo aclaro que no mencioné “maldita religión”; el apunte se refiere a que Sikh Dharma es un estilo de vida, pero para que la ley nos reconozca debemos referirnos a éste como si fuera una religión. Siendo que la mayoría de las personas entienden a la religión como un dogma, etiquetar a Sikh Dharma como tal es parecido a una maldición.
      ¡Saludos!

  2. Dalia Pérez (Basantpal Kaur) says:

    Honrar la vida recordando que este cuerpo es finito es el espíritu de la celebración de Día de Muertos en México.
    Me encanta su calaverita con turbante, encuentro en ella ese toque festivo que los mexicanos llevamos dentro, claro, aderezada con su sello personal. Sat Nam!!!!

  3. Guru Amrit Kaur says:

    Con admiración y respeto le dejo mis saludos, querido maestro Sat Guru Singh..
    Me da gusto volver a leer sus escritos..
    Después de que se cerró “A todo Dharma”
    Guru Amrit Kaur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *