De yogui a yogui runner (gracias a Linux)

Aquí intento resumir un viaje que inició hace poco más de un año, en donde decidí correr como una alternativa de recuperación.

Linux y el fracaso de los tratamientos

En diciembre de 2014, producto del miedo ocasionado por la pirotecnia que suele escucharse durante las fiestas de navidad y fin de año, mi amigo Linux (un labrador de 8 años), cayó en una especie de frenesí nervioso que le llevó a morderse ambas patas delanteras, lesionándose severamente. Las heridas fueron tratadas inicialmente con cremas y vendajes, mismos que fracasaban estrepitosamente debido a que Linux retiraba inmediatamente. Después de algunos collares isabelinos destrozados (pues le duraban menos que los vendajes), iniciamos un muy largo proceso de curación en el cual recorrimos terapias con diversos medicamentos untados y tomados para la infección, para la alergia, para la piel, psiquiátricos, naturistas, medicina herbolarea, flores de bach y hasta reiki (creo que sólo me falta llevarlo a que le den una “limpia”).

Duro de cansar II

Por recomendación veterinaria, Linux tendría que “quemar” su exceso de energía, por lo que la terapia siguiente consistió en extender sus paseos más tiempo de lo acostumbrado. Pero como era de suponerse, la terapia de la “caminada” no estaba funcionando tampoco, pues déjenme les cuento que Linux presume de tener una gran “pila” (sospecho que se recarga con el sol… y con el viento… y con la lluvia… y con el calor… y con el frío…) Así que durante los siguientes días tomé la decisión de caminar a un paso muy acelerado hasta que se cansaba… bueno, hasta que yo me cansaba, porque ahí comencé a sospechar que mi amiguito también se recarga con las caminatas rápidas… y lógico, el paso a seguir, correr.

“Corren los miedosos…” -Mi papá

La terapia evolucionó a caminar muy rápido por algunos minutos, luego a correr durante otros minutos y finalmente caminar otros minutos más. Algunas semanas después comencé a acortar los periodos de caminata y a correr por más tiempo, y así hasta que caminaba sólo unos minutos y corría el resto del paseo, lo cual fue necesario pues no sólo mejoraba mi condición física sino también la de Linux, de quien ahora sospecho que… bueno, ese relato lo dejaré para la sección “cuentos de terror” que estoy próximo a inaugurar.

La curiosidad

Varias semanas después de correr como locos durante varios minutos, por pura curiosidad, quise saber qué distancia estábamos recorriendo, así que tras una breve investigación encontré e instalé en mi teléfono una aplicación que respondió mi pregunta: tres y medio kilómetros. Debo decir que estaba sorprendido, pues para ser sincero, sentía que estaba corriendo como veinte… pero bueno, después de la decepción inicial, me propuse aumentar la distancia sin aumentar el tiempo.

Los tenis

Y así fue como me introduje en el bajo misterioso mundo de “los runners”, una clase de seres humanos que conviven entre nosotros pero que sin que lo sepamos en algún momento del día salen de las sombras de sus casas u oficinas para ponerse a correr. Los runners resguardan el sagrado conocimiento de qué tenis, ropa, tipos de entrenamiento, etc. son los que necesitas si quieres entrar en su fantástico mundo.

Lo primero que conseguí fue mi par de tenis, los cuales apenas usé por primera vez, me hicieron sentir que corría mucho más rápidamente; y debe ser, pues no son nada baratos, su precio va de… bueno, eso también lo dejaré para la sección de “cuentos de terror”… la cosa es que unos tenis así poseen una muy desarrollada tecnología para que corras más rápido, cómodo y protegido.

La carr310116rera

Cuando me sentí listo, decidí inscribirme a una carrera de cinco kilómetros llamada “The Glow Run” que resultó ser de puro relajo recreativa, bastante informal y que hasta ahora sospecho que ni siquiera fue de la distancia que dijeron, pero aún así me sirvió para “medirme” con otros corredores. (Quiero suponer que fue un error de novato).

Y luego, casi sin querer, el pasado 31 de enero me inscribí en una carrera de 6.5 kilómetros llamada “City Run Xalapa” cuyo principal atractivo es recorrer varias calles céntricas de la ciudad de Xalapa, Veracruz, México, cuya orografía es por demás diversa. La tortura carrera consiste en subir demasiadas varias escalinatas y pendientes, bajar algunas otras y pasear por hermosos lugares mientras te preguntas qué diablos hago aquí corres. Ya sin broma, debo decir que la carrera estuvo súper bien organizada por “Running Life” y cronometrada por “Tiempooficial”, fue una gran experiencia y la considero mi primera carrera formal, en la cual obtuve estos resultados:

Mis resultados

Nada mal para un novato, creo.

2 thoughts on “De yogui a yogui runner (gracias a Linux)

  1. Abhaijiwan Kaur says:

    Y cuanto más te preguntas qué hago aquí…. Más debes de seguir y más debes de tener presente que estás en lo correcto para ti! Felicidades Sat Guru!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *