De excusas, pretextos y justificaciones

De las cosas más importantes que he aprendido y entendido a través de la práctica del Kundalini Yoga es que cada quien es responsable de su propia vida.  Los eventos que se presentan ante nosotros son el resultado de decisiones que hemos tomado consciente o inconscientemente, en otras palabras, estamos en donde queremos estar.   Nuestros padres no nos trajeron a este mundo, nosotros decidimos venir y nacer con ellos.  No somos víctimas de las circunstancias, somos víctimas (si así se le puede llamar) de nuestras propias decisiones.

Nuestra forma de hablar, de vestir, de comer, de pensar, nuestro comportamiento como “adultos” es decisión propia, nadie nos ha obligado a nada; sin embargo, muchas personas gustan de responsabilizar a los demás de su propio comportamiento.  Ya saben: “si ya saben cómo me pongo, para qué me invitan”, “yo no quería comerme esas papas fritas, para qué me las ponen en frente”, “es que cuando yo era niño mi mamá/papá…”

Cuando entiendes que tú tomas tus propias decisiones y aprendes a tomarlas tú (no tus hábitos, tus miedos o tus emociones) entonces pasa algo maravilloso, comienzas a dirigir tu propia vida.  Yogui Bhajan decía que poner pretextos es abusar de ti mismo.

Todos cometemos errores, pero no todos somos capaces de aprender de ellos y eso puede provocar que se cometan una y otra vez sin descanso.  Eso ya de por sí es algo que nadie quiere, pero resulta aún peor cuando tratamos de ocultarnos detrás de nuestros pretextos, excusas y justificaciones. ¿Cuántas veces tratas de cubrir tu comportamiento negativo detrás de excusas?  ¿Cuántas veces  abusas de ti mismo de esa forma?

Excusas para cubrirte de algo que no hiciste, pretextos para responsabilizar al alguien más de algo que hiciste, justificaciones para engañarte de que tienes que seguir haciendo lo que haces, aunque te haga daño.  No tengo la menor duda de que una práctica como el Kundalini Yoga nos ayuda a eliminar de raíz comportamientos como esos, pero lo cierto es que nadie lo puede hacer por nosotros, es una práctica completamente personal.

En un trabajo como el mío puedes llegar a escuchar toda clase de justificaciones (aunque no las pidas) pero sin duda, la más recurrida es “no tengo tiempo”.  Y aquí dejemos a un lado el yoga, digamos el gimnasio, los pilates, la rumba o la zumba.  “Sí quiero, pero es que no me da tiempo”.  ¿Quién? ¿Quién no te da el tiempo? ¿A quién crees que se lo tienes que pedir?

Tiempo tienes, al menos mientras estás vivo, es lo único que tienes y lo más importante después de tu respiración.  Si no “te da” tiempo tú tienes que hacerlo, tú tienes que generarlo.   Siendo el tiempo lo más importante ¿por qué no invertirlo inteligentemente?  Las personas que meditan regularmente saben que pueden multiplicar su tiempo.  ¿Te suena interesante? ¿No quisieras tú multiplicar tu tiempo?  Yo creo que sí.  Entonces te recomiendo que hagas yoga y medites.

El Kundalini Yoga te ayuda a eliminar patrones de pensamiento y comportamiento que no te benefician, te ayuda a descubrir y conectarte con tu lado disciplinado para que puedas multiplicar tu tiempo y para que te hagas responsable, de una vez por todas, de tu propia vida.

Deja de justificarte, “no tengo tiempo” es un mantra muy negativo con el cual abusas de ti mismo y refleja la debilidad de tu carácter; por lo menos sé más creativo con tus pretextos y si vas a ponerlos que sea para cosas positivas; al menos usa ese hábito para cosas positivas.

Si vas a poner pretextos que sean para abrazar a tus seres queridos,  si vas a poner excusas que sean para celebrar que estás vivo, si vas a justificarte que sea por encontrar en cada respiración la oportunidad de comenzar de nuevo porque has aprendido de tus errores.

Y a manera de broma, si la creatividad no te alcanza para poner pretextos más creativos que el viejo, conocido y trillado “no tengo tiempo”, aquí tienes un generador aleatorio de 40 pretextos para cuando no fuiste a la clase de yoga.  Diviértete.

One thought on “De excusas, pretextos y justificaciones

  1. SILVIA CABALLERO VELAZQUEZ says:

    tienes razon maestro nosotros somos los que tomamos decisiones de nosotros mismo y nadie es responsable de ello, tienes toda la razon, y muchas veces si acepto que pongo pretextos, de acuerdo total contigo, y muchas veces se me cruzan otras cosas que debo atender y siento no poder tener la disciplina, gracias por este mensaje que ahora lei y tomare lo positivo de el. saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *